LA ARMONÍA GRÁFICA

www.grafologiauniversitaria.com      www.grafoanalisis.com     marfrains@hotmail.com

 

 

                     Bol. 9 AGC España

                                                                                 

Francisco Viñals Carrera y Mariluz Puente Balsells

Directores del Master en Grafística, Grafopatología y Grafología Forense, UAB

 

 

 

La armonía gráfica es el equilibrio integrador de los vectores o fuer­zas.

 

El estudio de la armonía requiere una extraordinaria percepción, di­fícil de adquirir sin haber acumulado mucha experiencia en el análisis de manuscritos.

 

Para captar la armonía, la mente debe realizar un trabajo de síntesis entre los conceptos de: Verticalidad (Espacio), Horizontalidad (Tiempo) y Dinamismo (Movimiento).

 

Para los grafólogos acostumbrados al uso de tipologías como la hipo­crática del Dr. Periot, pueden ayudarse de las mismas para descubrir el gra­do de aproximación a la armonía; para ello buscan el tanto por ciento de cada tipología y la existencia de compensación entre fuerzas temperamentales y caracterológicas, con predominio de características positivas.

 

Asimismo, el especialista en psicología profunda puede recurrir al Análisis Transaccional, donde también conectará con la Psicofísica al tradu­cir: Espacio, Tiempo y Movimiento con "Padre" (Exteropsiquis), "Adulto" (Neopsiquis) y "Niño" (Arqueopsiquis), parecido a "Super-yo", "Yo" y "Ello", y su equilibrio o armonización el "Adulto Integrado", teniendo en cuenta que éste no dispone de un esquema o egograma fijo, aparece como la sabiduría (que nada tiene que ver con ser listo), se trata de un estado supe­rior de la personalidad, porque transciende al individuo.

 

En el "Adulto Integrado", la Neopsiquis está cargada con catexis activa (desatada + libre), es experimentado como "verdadero Yo", se hace cargo del poder ejecutivo, pero no como un frío ordenador, sino como direc­tor de orquesta, concediendo espontaneidad positiva a los otros estados del yo, esto es, considerando las necesidades morales del "Padre" y los senti­mientos del "Niño" (sin "Niño" es imposible el misticismo, pero si su catexis desatada predomina cuantitativamente sobre la activa del "Adulto" adquiere el poder ejecutivo aunque el "Adulto" se experimente todavía como "Yo real"; ello lo constituye la neurosis. Y, en el caso de que el "Niño" disponga de la catexis desatada y libre aparecerá la psicosis).

 

Así como el "Pequeño Profesor" supone la creatividad y el ingenio pero con astucia, por dirigirse hacia sí, por individualidad propia del "Ni­ño" que se siente desprotegido y busca formas de sentirse seguro, engañando, no aceptando responsabilidades o simplemente manipulando para conseguir aten­ciones o reconocimiento, en cambio el "Adulto Integrado" no piensa como si fuera un elemento individual, sino que en todas sus premisas y postulados tiene en cuenta lo exterior, como si fuera parte de "un todo", donde se nutre de todo y a la vez se proyecta asimismo al todo, sintiéndose integrado en un sistema global armónico donde todo repercute en sí y donde el objetivo cons­tante está en el continuo reequilibrio de los contrarios para mantener el bene­ficio de la fuerza conjunta.

 

En el mundo material, este global armónico queda caracterizado por la intersección de las coordenadas Espacio, Tiempo y Movimiento, que en términos gráficos lo constituye la Esfera: Fuerza Vertical, Fuerza Horizontal y Dinamismo, producido por un tercer vector que produce el giro y provoca asimismo la profundidad o relieve al quedar integrado en el sistema; no en vano nuestros astrónomos se atreven ya a especular sobre la posible forma esférica del Universo.

 

Efectivamente, la esfera reúne las condiciones psicofísicas del equi­librio entre fuerzas, ya en un microcosmos como en la observación de una molécula, como en un macrocosmos al fijarnos en el firmamento. Nosotros mismos, antes de nacer hemos sido esfera, hasta que nos transformamos para adaptarnos a las peculiaridades de nuestra vida terrenal, y aún conservamos reflejos de esa original constitución, como por ejemplo las peculiaridades de la esfera del iris, donde cada parte corresponde a un punto de nuestro orga­nismo. En nuestros días oímos a los científicos asegurar que una sola célula dispone de la suficiente información como para reflejar los datos orgánicos que podrían facilitar la identificación de un ser humano.

 

La Armonía gráfica no tiene nada que ver con lo que para un inex­perto en grafología sería la escritura "bonita"; precisamente la mayoría de estafadores tienen este tipo de escritura parecida a un grabado o dibujo de la escritura, pues adolecen de espontaneidad.

 

También es contradictoria la armonía en escrituras donde aparecen desproporciones o "rizos" y, por otra parte, la igualdad o monotonía puede participar de la "melodía", pero no tiene porque identificarse con la armonía. La "Tocata y Fuga" de Johann Sebastian Bach es un claro ejemplo donde coexisten de forma armonizada los grandes contrastes.

 

Por todo ello, el estudio de la armonía es tema delicado y muy difí­cil de abordar, pues es necesario aprender a ser receptivo a todos los aspec­tos gráficos, no únicamente a la forma; insisto, escritura "bonita" no es sinó­nimo de "armónica". Recordemos lo que decía nuestro precursor grafológi­co, el médico y escritor Juan Huarte de San Juan (1529-1588) en Examen de ingenios para las ciencias (primer tratado de grafología y de orientación profesional), descubriendo que la superioridad a veces parece contradicto­ria con el formalismo aparente y, es más, la escritura modélica no es exponente de una personalidad desarrollada.

 

Un nuevo componente de la armonía lo constituye el Relieve, esto es, la proyección de la profundidad o "perspectiva" de los movimientos grá­ficos; debemos recordar que el plano bidimensional del papel es como la pantalla del televisor, intenta incorporar la tercera dimensión, y quien lo consigue también dispone de un elemento de peso para la armonización.

 

                                                                                    

 

Para Profundizar:

 

Viñals, F., Puente, Mª Luz (2006 1ª reimpresión): Psicodiagnóstico por la Escritura, Grafoanálisis Transaccional, Ed. Herder, Barcelona

 

*   *   *

 

 

Coordinació d' Estudis: Perícia Cal.ligràfica Judicial, Peritatge Grafopsicològic, Criminalista.-

Universitat Autònoma de Barcelona  

VOLVER AL INICIO